El post tonto de la semana. Volumen I.

21:05

¡Hola de nuevo!

Hoy vengo cargada de noticias y ganas, así que espero que estéis sentados porque se avecina entrada larga. Viene con un poco de todo: Noticias, lecturas y Reflexiones. ¡Menudo mix!
Bueno, será mejor que empecemos.

Estaba yo leyendo a Polly, del blog Pluma, espada y varita, cuando he leído su última entrada, que hablaba de que ella nunca se había reconocido como una seguidora de la ciencia ficción.
Yo, hasta hace diez minutos que lo he buscado, ni siquiera sabía cual era la definición concreta ni los límites que marcaba la Ciencia Ficción, y rememorando me he descubierto diciendo más de una vez que "yo no leía ni veía Ciencia Ficción". Menuda mentira más gorda. Y gigante gilipollez, además.

Nota: Que haya buscado los límites y definición de la Ciencia Ficción no significa que me los vaya a tomar en serio o que me importen lo más mínimo. De hecho, si me lo preguntas mañana puede que ni lo recuerde.

Soy una fan moderada de la saga Star Wars(perdonad, pero en español me suena cutrísimo), sigo con Star Trek a la carga, soy una fangirl loca de Doctor Who y una seguidora fiel de la serie Los 100, y como habéis visto en esta entrada, también amé Starship Troopers, aunque no sepa cómo definirla ni si entra en esta categoría. Y eso solo de los que me acuerde.
En literatura aún más: he leído varios libros de Isaac Asimov, de Ernest Cline, de Úrsula K. Leguin y un largo etcétera. Y ni siquiera sabía que eran ciencia ficción hasta ahora. Ole yo, eh.

Con esto llegamos a mi pregunta y al tema que nos atañe: ¿Qué más da? No considero que mis gustos hayan cambiado, pero no veo necesario lo de ser definidos con etiquetas(a pesar de lo que dije en mi primera entrada de la importancia de estas). 
A ver, entendámonos: no me importa que se me defina como una amante de la literatura realista y contemporánea(por ejemplo); de hecho, me encanta. El problema radica en que eso no ha de limitarme, no ha de prohibirme debido a cuestiones morales, éticas, sociales o lo que sean el leer Ciencia ficción y estar predestinado a odiarla, al igual que no hace que vaya a odiar la literatura LGTB(que por cierto, me parece un poco bobada que necesiten una categoría a parte, pues es romántica de toa la laif, pero bueno), la juvenil o la New Adult. 
Dejémonos de tonterías y de aislarnos en nuestros propios miedos un género, pues lo poco gusta y lo mucho cansa, y en el variar está la virtud

Recuerdo que hace un par de años, como era lo que me tocaba, me puse como una loca a leer juvenil. Ahí, on fire. Y ahora me digo, ¿pero por qué?
Yo disfrutaba de la literatura juvenil como la que más, y lo sigo haciendo, pero al haber estado toda mi vida leyendo lo que me llamaba sin ningún tipo de criterio debido al género, acabé ahogándome en mi propia autoflagelación y encarcelamiento en el género que se supone que estaba destinado a mi edad. Qué mal.
Recuerdo, también, que fue el primer(y último, por ahora) parón lector que tuve. No es que no pudiese leer, es que, al igual que me ha pasado con All the Bright Places, me estrujé la vida para que me gustase y me apeteciese leerlo. Pero no puedes obligarte a que te apetezca algo. Hemos de ser sinceros, aunque solo sea con nosotros mismos.
Así que hice lo mejor que podía hacer: Dejar de leer, despejarme, y volver a este mundo de aventuras y cuentos de hadas con energías renovadas y dispuesta a no dejarme avasallar por convenios sociales de "tú lees esto, yo aquello".

Y aquí ando yo este año 2016 con historias minúsculas(antología), La cúpula(terror o suspense), Estudio en Escarlata(novela negra o policíaca, ni idea), Holes(juvenil y aprendizaje de idiomas) y con mi actual lectura: Persépolis(cómic histórico or whatever) en las espaldas y con todos los que me quedan por sumar. 
Ya veis, no he repetido género siquiera. Pero lo mejor no es eso, que al fin y al cabo es mera casualidad. La cosa es: Ni siquiera me había parado a mirarlo. De hecho, puede que me haya confundido al clasificar alguno, me la suda.

He vivido toda mi vida disfrutando de las letras y de las historias sin tener que guardarlas en una caja específica, solo considerándolas como "novelas que me gustan" y "novelas que no me gustan".

Entiendo que para una biblioteca, para una organización, para un editor o incluso para lectores con las ideas claras sobre su próxima lectura y/o gustos permanentes muy definidos, esto venga bien; pero para mí no funciona. A partir de ahora me proclamo contraria a las clasificaciones de géneros literarios. Ni siquiera me voy a molestar en buscar qué estilo son cuando haga reseñas. A mí no me aporta nada y pues, muchachxs, es mi blog. Además, creo que no es necesario. Al fin y al cabo, entendidos de eso son solo a quienes les interesa.

Me he puesto un poco intensa ahí arriba, ya ves *se coloca el pelo y se limpia el sudor de la frente*. Mejor cambiamos de tema, aunque no mucho.

Esta mañana he cometido el terrible error de no meter un libro en mi mochila. En principio no pasaba nada porque no iba a tener tiempo; hoy mi agenda estaba a tope. Y aunque siempre lo hago aunque sea para pasear el libro, hoy no. Como Murphy siempre tiene razón, he tenido una hora libre para hacer lo que me apeteciese, y a pesar de tener que estudiar, sabía que con gente semichillando a mi alrededor no iba a cobrar resultado, así que he pedido a una compañera, la cual sí que puede estudiar con energúmenos a su lado(imagináos, si me tiene a mí como compañera) y me ha prestado el libro que se estaba leyendo: Wonder, de J.R Palacios.
Me he leído 67 páginas y jo, me he aburrido un montón. ¿Por qué?

Pues bien. Me trataba como a un lector tonto.

A ver, entiendo que la dificultad no puede ser máxima puesto que es un libro juvenil; pero jo, en principio los adolescentes no son(¿somos?) bobos. A mí, al menos, me gusta tener algo en lo que apoyarme pero sin que me den todo mascado. Me gusta no saber qué va a pasar en la siguiente página, pues, ¿qué gracia tiene si no?

Pero bueno, ha sido salvable, ahí andaba Darth Sirius(sí, lol) para hacerme sacar una sonrisilla friki-cómplice que lo ha compensado. 
Me he sentido mucho más geek que de costumbre, si he de seros sincera.


Y con esto del frikismo, que parece que ahora está de moda, llega el tercer tema del día: ¿Cómo me defino a mi misma?
Como dije en #REDISEÑANDO, un día no muy lejano en el pasado me senté frente a uno de mis múltiples cuadernillos de ideas para poner por escrito qué quería hacer de mí misma y de mis proyectos.
No creo que os sorprenda, pero no saqué nada en claro. Ni yo misma me conozco.
Como también os dije en mi Carta a los Reyes(paso de spamear más que soy muy pesada), todo el mundo me define como una persona difícil de regalar. Pero no solo es eso, sino que poca gente-sino nadie- me conoce.
No tengo un fanatismo absoluto por nada, excepto escasas excepciones como los elefantes -que sé que no se nota-, James Bond y Doctor Who, y tampoco suelo fangirlear en público respecto a ello. 
Esto lleva a que la gente no sepa qué esperarse o de qué hablar conmigo, puesto que no soy la alegría de la huerta si no me sacas una conversación que me interese. Y cuando sacas una conversación que me interese me pongo como una loca a contarte cosas que no te interesan, como aquí, así que...

Tampoco tengo un estilo definido en cuanto a ropa se refiere. Cada día me pongo una cosa diferente, de un estilo diferente. Eso sí, soy muy fan de las camisetas con frases graciosas, ingeniosas o ultrabordes.

Siento la #fototetas, pero me apetecía enseñárosla y con el fresco que hace en Segovia quitársela tampoco era una buena opción.

Luego, estaba con media hora libre en mi ocupada y a la vez vacía vida de procrastinadora y con un par de rotuladores negros y dos bolígrafos(verde y rojo, ¿quién da más?) hice este marcapáginas a partir de uno muy requetefeo de una librería en la que me trataron fatal la última vez que fui y que paso de volver. 
En Segovia, al lado de la parada de los autobuses, si te esfuerzas puedes verlo en la rosa de abajo del marcapáginas *cof cof*.

En principio puse mi nombre porque vi una Q salvaje y pues quise aproveharla, hacer acopio de egolatría y plasmarla en mi miniobrita de arte.
Luego, al querer compartirla con vosotros, con un súbito miedo por desvelar mi nombre(?) decidí taparlo con un post-it y una cita de un libro, pero al final dije "Pa' qué" y lo publiqué tal cual en mi Instagram(mierda, dije que no más spam), así que si queréis saber mi nombre os pasáis y tal.



Y ahora, como último tema anterior a la gran noticia, os cuento mi paranoia de ayer.
Hablando por un grupo de whatsapp, Mara de Cobertizo Literario(que me dijo en su bonita lengua madre que era mu' guapa) dijo que tenía que leerse el Quijote y que no avanzaba, que ella leía muy despacio.


Yo, como procrastinadora profesional y mejor ayudadora sin tener ni idea al respecto, me puse a cotillear(con Google Schoollar, no se vaya a pensar nadie que no soy fiable) y acabé mandándola un test sobre lectura rápida por si subvocalizaba. Salía que no.
Pero ya me dio un poco de cosiña, en plan: "No vaya a ser que subvocalice" porque no entendía la definición de escuchar lo que lees en tu mente, así que nu sé.
Mi resultado fue 342 palabras por minuto. El resultado a mi subvocalización era negativo y a mi nivel de lectura medio. Me doy con un cantito en los dientes. :D


También os adjunto, ya sí que sí como final, el regalo que le hice a mi padre por Navidades(que soy un Papá Noel muy apuesto) y que acabó ayer. La cosa es que también empezó ayer... Aish. El #papafante también es un ansias.

Puzzle 3D de la Sagrada Familia(BCN),
un retazo de librería detrás y Moose
acompañando como si de un Godzilla se tratase.
Vasos de chupito de Amsterdam y Venecia.

Y, ahora sí que sí, os dejo con la noticia:

Mañana voy a escribir una entrada con un regalo especial(es pa' mí, aún no hay sorteos :c) venido directamente de Amazon y quería compartir mi ilusión desmedida con vosotros. 
Tan desmedida que os he hecho una entrada de toma pan y moja.
Eso sí, no sé cuando la subiré. Seguramente muy prontito.

También quería preguntaros si en próximas entradas os gustaría un 50 Cosas sobre mí, que si queréis ver cositas chulas que tengo por mi habitación, que si os gustaría que comentase lo que me parecen los resultados de los Óscars, y sobre todo, que me contéis algo de vuestra semana, que me gusta escribiros pero me gusta aún más leeros.

Voy a tener en cuenta vuestras opiniones aunque suba lo que quiera si me apetece, así que ya sabéis.


Os añado esta foto como plus.
Primero, porque  me ha hecho gracia,
segundo porque la de las Naves de la
Alianza de ahí arriba ha tenido que ser
 cogida casi a ciegas por riesgo de
 spoilers del episodio VII.
Avisados quedáis;
spoilers y os asesino cruelmente.

You Might Also Like

23 comentarios

  1. Qué random es la entrada parfavar.
    Muy mal que menciones a Mara y yo ni aparezca (o no me he leído, espero que sea lo segundo xdddd), xd.
    Yo sobre todo leo ciencia ficción y fantasía, aunque la romantica nunca falla.

    De lo demás, al empezar tú a desvariar, no me enterado mucho, pero bueno JAJAJAJAJA

    Fav y rt a esta entrada tan random parfavar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy random en mí misma, qué le voy a hacer.
      Tú no apareces porque no me has dicho que soy muy guapa en valenciano D:
      Yo no me defino *se encoge de hombros*.

      Tampoco había mucho de lo que enterarse, pero gracias por el fav y el rt, lo guardo en mi caja de favoritos y retwits(?)

      Eliminar
  2. ¡Holi!
    Uy, por dónde empezar. Primero, yo tengo una relación muy extraña con las etiquetas. Me encanta etiquetarme como si eso me ayudase a conocerme mejor, pero no considero que eso me defina para siempre. Los humanos siempre estamos cambiando, y mis etiquetas me definen en ese momento concreto. Puede que unos años después me encuentre etiquetándome con la palabea opuesta xd.
    En segundo lugar, necesito esa camiseta, ¿dónde te la has comprado? Es amor.
    En tercer lugar, me ha encantado el marcapáginas, una idea superguay ^^. Y una vergüenza que te hayan cabreado los de esa librería.
    Por último, pero no por ello menos importante, gracias por mencionarme y ayudarme ^.^ nunca sabré si subvocalizo y por qué leo lento, pero da igual, cada uno lee a su ritmo.
    Y eso es todo, me quedo con ganas de la entrada especial.

    Besos,
    Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, a mí no me gustan las etiquetas porque si me las pongo yo no hay problema, pero si me las pone otro no me gusta porque quién sabe si serán verdad o mentira. Además, y como ya he dicho, limitan y no deberían.

      Seguro que vas a mejorar. Y si no, pues al menos disfruta de la lectura. Ya la tendrás, don't worry.


      Besos :')

      Eliminar
  3. Yo, en cuanto a libros, y podría hacerlo extensivo incluso a películas y series, estoy en contra de todo lo que vaya más allá del «lee/ve lo que te dé la gana». Lo mismo ya me has leído por ahí decirlo, pero yo de pequeño disfrutaba muchísimo con libros de Stephen King —sin que por ello se me ocurriera emular la historia narrada en Rabia; que era pequeño pero no imbécil, o eso me gusta pensar— y sigo disfrutando con ellos, pero antes no leía apenas literatura infantil o juvenil —salvo pocas excepciones— y ahora, que se supone que no soy su público objetivo, sea por nostalgia o por lo que sea, disfruto como un enano con ella. Y con los géneros me pasa lo mismo; a mí me gusta leer hasta la lista de la compra. ¿Que puede que luego algo no me guste? Pues probable, pero no por ello hay que lanzar la ballesta contra el género.

    Lo que sí soy es bastante selectivo en cuanto a nuevas lecturas, y sobre todo si he de comprarlas, si son de la biblioteca a veces me siento valiente y arriesgo, jaja; me fijo en ese caso sí en el género, pero de forma orientativa, y en la sinopsis aunque cogido con pinzas porque hay muchas sinopsis que te venden tan bien el libro que cuando lo lees piensas: pues me gustó más la sinopsis. xD Cosas del márketing.

    ¡Está chulo tu marcapáginas, por cierto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me declaro fan incondicional tuya. Leyendo Stephen King de pequeño y durmiendo por las noches.
      ¡Habráse visto semejante desfachatez! Leo yo ahora "Cuentos infantiles de terror y otras historias" y me muero y tú ahí leyendo al Rey del Horror... Aish.

      En eso te comprendo, la verdad es que los precios de los libros no están como para arriesgar y luego tener un libro en tu estantería que no vas a volver a mirar en tu vida. Es bobada.
      Aunque he de reconocer que yo alguna vez lo sigo haciendo, es como que en situaciones de emergencia, en las que siento que el mundo me come, necesito arriesgar y decir: "Venga, este" sin siquiera leer la sinopsis. Pero es temerario, concuerdo contigo.

      Me alegro de que te gustase ;)

      Eliminar
  4. A ver por donde empiezo... Justo hoy también he estado hablando con otras blogguers de este tema de leer solo un tipo de libros. Porque yo leo de todo, leo lo que me apetece en el momento que me apetece. Y la manía que hay de poner etiquetas a todo. AL final no hemos llegado a una conclusión clara. Pero después de leer tu entrada me siento mejor de no parecer una loca si hoy estoy leyendo el quijote y mañana un manga shojo XD

    Yo creo que soy una lectora de velocidad media, si te sirve de consuelo (por eso, de consuelo de tontos XD)

    Muy chulo el marcapáginas. Yo tampoco puedo estudiar con gente berreando

    Mil besos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar, cada uno tiene su opinión y por eso he dicho que a mí no me funciona, pero que si otros quieren pues adelante.
      Además, este tipo de debates(y cualquiera si se hace con respetos) son muy clarificadores y se suele aprender un montón.

      A mí sí que me sirve lo de mal de muchos, consuelo de tontos, la verdad. Queda feo que lo diga y me deja un poco mal, pero ver que hay gente que lee 20 libros al mes pues es descorazonador. Por la envidia y eso :P
      Aun así, espero que vayamos evolucionando poquito a poco. Y si no, pues que al menos nos toquen muy buenas lecturas.

      Más a ti <3

      Eliminar
  5. Entrada súper random, tienen razón por ahí arriba.

    Yo también hace ya tiempo que no miro qué genero leo, sino qué libro leo. Y a veces tampoco XDDDD

    Aso sí... mi mente ha bloqueado todo el post cuando te has metido con Wonder. PERO QUÉ ME ESTÁS CONTAINER!!! Si lo leí hace un año o año y algo y lloré como una magdalena!!!!!!!!!!!!!!!

    XDDDDDDD

    Un beso, guapa :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ningún momento lo he negado, jajaja.
      ¿Cómo funciona eso de no saber ni lo que lees? Al menos mirate el autor no vaya a ser que se te cuele Boris Izaguirre o algo xDDD

      Y no bloquees mi post, jo. Ni siquiera he leído el libro, por lo tanto no puedo decir que sea malo; pero sí que es cierto que las primeras 50 páginas son taaaaan descriptivas y de una manera tan simple que yo pensaba que me tomaban por tonta. Muy en serio todo.

      Un beso.
      (UHHHH, ME HA LLAMADO GUAPA)

      Eliminar
  6. Me ha encantado la entrada Elefante! (Bueno ahora ya sabemos tu nombre) ;D
    Las etiquetas en el mundo de la ficción son algo a lo que nunca he atendido. O sea, yo sí que sabía qué libro era etiquetado como "biografía" "fantasia" "ciencia ficción"... Pero una de las cosas que siempre he disfrutado ha sido nada entre todos esos mundos, si leía un libro de biografía pura de un personaje real que me encantara, el siguiente era de fantasía con hadas y elfos, y el siguiente era policiaco, y el siguiente se ambientaba en el siglo XXI y el siguiente en el XIX... Siempre me han fascinado autores de muchos tipos y libros muy diferentes. Recuerdo este año cuando entre en un club de lectura, que el profesor se empeñaba en que había que leer con un mentor que te guiara y blablabla y se escandalizó cuando le dije que yo leía de todo. Me dijo algo como que "entonces no tienes criterio, lees sólo por lo que te gusta y por lo que no". Y mi cara fue muy WTF de.... ¡por supuesto! ¿Acaso hay un criterio mejor?

    Hace unos años me daba apuro el dejar un libro a medias si no me gustaba porque era como algo sagrado, o yo qué sé. Ahora me da igual. Tengo muchos libros infumables a medias, pero a cambio he descubierto y empezado libros que me han fascinado. Así que me encanta que te den igual los géneros.

    (¡¡¡Viva la Ciencia Ficción y Doctor Who!!!) De hecho, la CF me gusta pero un libro de Asimov es demasiado para mi cerebro y nunca lo puedo leer. Pero luego me traes a mi amada Octavia Butler y flipas en colores <3

    Me ha hecho gracia lo de no ser la reina de las conversaciones. A mí me pasa igual, que siempre me da la sensación de que nunca sé sacar tema del que hablar hasta que no me dan un inicio o me sacan un tema que me guste. Pero eso mejora y al final te das cuenta de que no eres rara jaja

    Precioso el regalo a papafante *.*

    Me encantan las ideas de los nuevos posts!

    Me sigue dejando loca lo de la subvocalización... A mí también me salió un 34y pico ajajaj Hay veces en las que soy consciente de "la voz que lee", pero mágicamente lo que lees pasa a escenas y tu cerebro comienza a imaginar y ya no ves lo que tienes en el papel ni oyes tu voz, sino que ves una película en tu cerebro. Debería investigar sobre ese proceso, por qué imaginamos lo que leemos, y por qué empatizamos y sentimos con los personajes aunque no sean reales. Son procesos muy chulos!

    Un placer leer esta entrada <3

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OH por Dios, ¡qué pedazo de comentario! Me encanta *se sonroja*

      He tenido que leer dos veces lo de tu compañero del Club de Lectura porque la primera vez no me lo creía. Ha sido como: ¡¿QUÉEEEE?!
      Podría respetar su opinión de sólo leer un género, pero ¿en qué momento su raciocinio le dice que leer por lo que le gusta y lo que no es no tener criterio? Si es el único criterio "coherente", jajaja. Otro caso es la gente a la que solo le gusta, por ejemplo, la romántica, y ahí yo ya no me meto. Pero no es el caso, supongo.
      Lo peor es que no tiene ni pies ni cabeza y encima va de entendido, jajaja.

      A mí sigue doliéndome dejar libricos a medias, pero más que nada porque la esperanza es lo último que se pierde y "quién sabe si en la última página hay un plot twist que hace que todo merezca la pena". Aunque nunca pasa.

      Yo lo último de Asimov que he leído(y lo único de lo que me acuerdo), es una especie de Antología de novelas cortas, que tratan sobre un detective y un tal R.Daneel. Por este segundo, que me cayó muy bien, es por el que "aguanté" el libro y me gustó. Mi cerebro seguía creyendo la leyenda urbana de que la ciencia ficción era difícil de entender, pero ese libro en especial me resultó muy sencillo, ameno y humano. *ba dum tss*

      Pues un 300 y pico ya es para palmadita en la espalda, al menos a mí me lo parece. Yo nunca he entendido lo de escuchar la vocecita en tu cabeza y espero que fuese un símil, porque como alguien lo oiga DE VERDAD te juro que me frustro la vida entera.
      Respecto a lo de leer y que se creen imágenes en tu mente, hace menos de dos semanas leí un artículo científico al respecto y he estado buscándolo un rato, pero no lo encuentro(prometo que si lo veo te lo mando), así que aquí va una explicación torpe:
      Al leer no tienes realmente imágenes pasando como una película en tu mente, sino que lees las palabras que tu mente almacena como recuerdo, y al leerlas(en ese mismo instante) tu cerebro las "revive". Al leer simplemente estás "guardando palabras en tu subconsciente" y tu cerebro las procesa como si lo hubieses vivido, por lo que lo traduce a imágenes, que se consideran recuerdos. Qué mal me explico, ofú.
      Espero encontrar el artículo, porque esto es un lío.

      En fin, un placer leer tu magnífico comentario.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Creo que ahora lo que está de moda es ser fan de lo que está precisamente de moda, me explico, se estrena Star Wars, algo que hace ya tiene 39 años, pues de repente todo el planeta es fan de Star Wars y por lo tanto de la ciencia ficción para simplemente no ser menos (luego vas a Primark y es la invasión), cuando se estrenó El Señor de los Anillos igual. Con la literatura pues lo mismo, que los vampiros están de moda pues venga libros de vampiros que brillan aunque Bram Stoker se esté revolviendo en su tumba, con la erótica eso ya es despropocionado, el mal tan enorme que hizo E.L.James a la literatura con su saga que no se puede considerar ni libro y su desconocimiento de que los sinónimos existen, y la de clones que le salen a diario, que quieres libros de highlanders pues no aceptamos pulpo como animal de compañía, si quieres escoceses tendrá que ser con viajecito en el tiempo de serie aunque corras el riesgo de no encontrarte con un Jamie Fraser.

    Yo la verdad que leo lo que se me apetece sea de la temática que sea sin mirar si es un libro que es best seller, o porque lo esté leyendo todo el planeta en ese momento.


    (Doctor Who lo tengo muy muy pendiente todavía, dos amigas muy muy fans ya desistieron en ordenarme que lo vea, algún día :-P).

    Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero eso es ley de vida. Yo por ejemplo soy jovencita y no he visto Star Wars hace tanto; puede que cuatro años, cinco a lo sumo.
      He de decir: tampoco ahora he estado esperando a la puerta del cine al estreno(de hecho, como has leído, ni siquiera he tenido el placer de verla aún). Sin embargo, no me parece mal que surjan fans a partir de una moda, pues no todos tienen la suerte o la desgracia de que les introduzcan en el mundo y lo descubren en un auge fanático de eso mismo, simplemente por publicidad, y no por eso tiene que gustarte menos. El problema es cuando lo haces simplemente por la moda y no porque has disfrutado la película, serie o "x". Por ejemplo, a mí no me verás "fangirleando" con El señor de los Anillos porque ni he leído ni he visto. Algo así.

      Y al final, con todos estos comentarios, estoy descubriendo que mis lectores(o comentadores, al menos) sois súper """liberales""" a la hora de elegir lecturas. ¡Sí, señor! *alza el puño*

      Y Doctor Who no es que debas verda, es que TIENES QUE VERLA. Te mandaré un MD todos los días hasta que sucumbas.

      Besazos!

      Eliminar
  8. Me resulta curioso ver que no soy el único que utiliza cuadernillos de ideas

    Respecto de la imagen, curiosamente la palabra fucking no se puede poner en cualquier sitio, por ejemplo, puedes decir legend-fucking-dary pero no le-fucking-gendary.

    Me gusta más "opúsculo", pero "miniobrita" es enternecedor.

    Atentamente, Nuño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, en cuanto las categorías, podríamos argumentar que estas nos ayudan a entender y organizar el mundo, y que tu anarquismo epistemológico nos lleva al caos. Si no hay categorías, ¿cómo encuentro un libro de mi autor favoritos. ¿Defiendes el caos o modulas tu posición?

      Eliminar
    2. Hay bastante gente que utiliza un cuaderno de ideas, aunque no te lo creas, jajaja.

      "Miniobrita" es mucho más de mi estilo. Podría usar términos como opúsculo, pero mi prosa es muy sencilla y creo que desentonarían palabras como esta.

      Y, en cuanto a categorías o géneros, como tu dices ayudan a organizar y a enteder el Mundo. A algunos.
      He dicho que respeto y defiendo que haya gente a quien les guste, los quiera o que los necesite; en cambio, eso no va conmigo. Aún así, he dejado claro desde un principio que entiendo que son necesarias en algunos sentidos, aunque no para mí.
      Ni defiendo el caos(aunque sí para mí misma) ni modulo mi posición; creo que no me has entendido cuando he expuesto mi opinión.

      Eliminar
    3. ¿Cómo analizas una obra literaria? Como te de la gana. Pero, frecuentemente, parte fundamental es encuadrarla dentro del marco del movimiento al que pertenece, porque los autores escribían en un contexto concreto y frecuentemente seguían un ismo. Si te niegas a clasificar las obras en románticas, realistas, modernistas, etc.,estás abandonando una herramienta poderosísima.

      En cuanto a la afirmación concreta "A partir de ahora me proclamo contraria a las clasificaciones de géneros literarios": Llevo medio año escribiendo una monografía acerca de la presencia de lo fantástico en "La increíble y triste historia de la Cándida Eréndida y de su abuela desalmada" y me faltan palabras para transmitirte el poder de la idea del género de lo fantástico. Te remito a la Introducción a la literatura fantástica, de Tzvetan Todorov, en cuya base teórica me estoy apoyando: http://es.slideshare.net/AndreaPerez17/tzvetan-todorov-introduccin-a-la-literatura-fantstica

      La gracia de aceptar el género de lo fantástico, o de cualquier género, reside en que al analizar una obra nos permite no empezar de cero sino tener ya una idea de los procesos que la novela utiliza: los asociados al género al que pertenece.

      Veo que no me expreso bien, así que por favor, si quieres, léete los dos primeros capítulos de la Introducción de Todorov (o el libro entero). El primero trata el concepto de género en más profundidad de lo que yo podría y segundo ya empieza con lo fantástico.

      Atentamente, Nuño.

      Eliminar
    4. Efectivamente; analizo una obra literaria según me da la gana. No creo que tenga conocimientos suficientes como para guiarme por las características de los -ismos, ni tampoco realizo mis lecturas con ese fin. Para mí es un hobbie y lo único que voy a analizar aquí serán libros bajo mi opinión personal y mi proceso de lectura. Que, aunque no sea académico, también es válido.

      No tengo ningún conocimiento para juzgar calidad "objetiva" pues no tengo estudios al respecto. Solo quiero disfrutar de mi pasión.

      Y sí, lo leeré a ver qué tal. Como dicen, el saber no ocupa lugar, y la verdad es que suena muy interesante.

      Pero tampoco creo que hayas de juzgar mis análisis como lo son los tuyos: Yo leo por el placer de leer y no busco nada más profundo que disfrutar y sí, aprender, pero no es esto a lo que yo me dedico y no voy a realizar un estudio cada vez que quiera leerme una novela.

      Eliminar
  9. ¡La leche! Esto es una señora entrada xDDD
    Por el título pensaba que iba a ser algo corto pero no jajajaja
    Oye, que me encanta leerte ♥
    Lo de las etiquetas: pienso que está bien para definir mínimamente algo, en plan rápido, por así decirlo, pero no que sea algo tajante. Tanto para libros como para personas. En cuestión de libros yo suelo leer de todo, aunque sí es cierto que hay temas que me tiran más, pero es más por el instinto de ese momento. Lo de las personas lo decía por la clasificación de tribus urbanas xD

    La camiseta mola un montón :D Y el marcapáginas también, pero ya te lo dije :P

    El blog de Polly me ha dado muy buen rollo pero con la de faena que tengo y el retraso lector que llevo, pues no quiero agregarme ahora más :(

    No entiendo nada de lo de subvocalizar... imagino que lo de leer mentalmente XD

    Ya no sé que entradas has hecho pero si no la hiciste todavía, un 50 cosas sobre ti sí, por favor ♥ enseña y cuéntanos cosas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero cómo eres tan bonita. Pensaba que ya nadie se zambulliría en entradas antiguas, que éramos unos lobos de las novedades y que rascar la superficie ya no se llevaba.
      Ah, cierto, que tú eres diferente.

      Lo de las etiquetas está bien en según qué casos, pero es un arma de doble filo y yo soy tan torpe que me corto con una hija de papel, así que prefiero no jugar con espadas. Y si es con libros pase, pero en cuanto a personas ni lo pienso.
      Y las tribus urbanas son, simplemente, cuestión de prejuicios.

      La camiseta es una de muchas que molan un montón(como la tuya de San Valentín, *cof*).
      EL blog de Polly... mírale. Realmente me leo todas sus entradas. No creo que sea imprescindible que tú las leas todas pero puedes saltarte algunas y leerte aquellas que te llamen la atención. Escribe taaan bien xD

      Subvocalizar es como leer en voz alta pero dentro de tu mente, por lo que no te deja avanzar rápido(la mente es más rápida que la lengua).

      EL 50 cosas sobre mí ya vendrá más adelante... ¡PRIMERO HE DE CONOCERME, JAJA! Nah, es broma. Estoy en ello pero pretendo que sea algo especial :)

      ¡Gracias por comentar, Lansy! Besísimos.

      Eliminar